Capítulo 1. Las bases

La historia de la civilización humana es un relato de esfuerzos acumulados. Cada generación construye sobre el trabajo de sus antepasados. A veces el trabajo da un paso hacia atrás. A veces nos adentramos por callejones sin salida. Pero luchamos. Poco a poco nuestra especie hace progresos. Si el progreso es gradual o un gran salto adelante, siempre nace de los logros de aquellos que vinieron antes que nosotros.

Las bases

En ningún lugar es más aparente esta naturaleza de capas de progreso que en la historia de la tecnología. Incluso los límites más dramáticos en avance tecnológico sólo son posibles cuando hay algún trabajo previo sobre el que construir.

La imprenta de Guttenberg no habría sido inventada si no fuera por el trabajo ya hecho en la creación de la prensa utilizada para la elaboración del vino. Las tecnologías no se crean aisladamente. Están impregnadas por los fantasmas de su pasado.

El diseño del teclado QWERTY de tu ordenador – y su equivalente software en tu dispositivo móvil – es un eco del diseño de la primera generación de máquinas de escribir. Esta disposición de teclas se escogió para reducir la posibilidad de que las piezas mecánicas de metal chocaran cuando se movían hacia adelante para dejar su marca en el papel.

Las manecillas de un reloj se mueven en esa dirección sólo porque es el sentido que adopta la sombra de un reloj de sol en el hemisferio norte. La historia habría sido distinta si el reloj se hubiera creado en el hemisferio sur, en cuyo caso se moverían en la dirección contraria. En cuanto a por qué esos relojes dividen el tiempo en periodos de 24 horas, éstas en 60 minutos, cada uno de los cuales tiene 60 segundos, es gracias a la antigua civilización sumeria 2. Ellos utilizaban el número 60 como base para contar y comerciar. Es el número más pequeño que se puede divididr por los seis primeros números. Esta forma sexagesimal de calcular está todavía con nosotros en las horas, minutos y segundos que utilizamos como modelo conceptual para subdividir una rotación de nuestro planeta.

Estos ecos del pasado reverberan en el presente incluso cuando su utilidad ha sido superada. A veces verás en la interfaz de usuario un icono de un CD o un disco de vinilo, para representar la música. Este mismo interfaz puede usar la imagen de un antiguo disquette de 3 pulgadas y media para representar el concepto de guardar datos. La razón por la que los disquettes terminaron siendo de esa medida es porque se diseñaron para que entraran en el bolsillo de la camisa. Los iconos de nuestras interfaces de software nos cuentan historias de la historia de la ropa y la moda.

 

Compartir lo que sabemos

El progreso científico habría sido imposible sin una historia compartida de conocimiento sobre la que construir. Como Sir Isaac Newton puso, si hemos visto más lejos, es por estar de pie sobre los hombros de los gigantes.

Cuando el conocimiento pasa de una generación a la siguiente, las teorías se vuelven más refinadas, las unidades de medida se estandarizan, y los experimentos aumentan su precisión.

Justo ahora, los experimentos más precisos de la humanidad se están llevando a cabo debajo de la frontera entre Suiza y Holanda. Es el hogar del CERN 3, la European Organisation for Nuclear Research. En el anillo de 16 millas de largo de su Gran Colisionador de Hadrones 4, LHC, se chocan protones entre ellos a velocidades próximas a la de la luz, recreando las condiciones del inicio de nuestro universo. El LHC es la máquina más compleja que jamás se haya construido.

La impresionante ingeniería del LHC se corresponde con los niveles sin precedentes de cooperación internacional detrás del CERN. El acelerador de partículas se puso en funcionamiento en la primera  década del siglo XXI, pero las bases se establecieron más de medio siglo antes. Fue entonces cuando un grupo de naciones se unieron para crear la Convención CERN, dedicando recursos y dinero a la investigación científica pura. El único retorno de la inversión que esperaban estaba en la moneda del conocimiento.

Este trabajo previo creó un entorno único libre de restricciones de nacionalidad, económicas y jerarquías sociales. Físicos premios Nobel colaboran con estudiantes en prácticas de verano. Si existe algún elemento de categorización social en el CERN, es sólo entre teóricos y experimentadores. Los teóricos son los que tienen pizarras en sus oficinas. Los experimentadores son los que tienen ordenadores. Tienen que trabajar con muchos datos. Una vez que se puso en marcha el Gran Colisionador de Hadrones, gestionar la información fué un cambio real en el CERN.

Introduzcamos a Tim Berners-Lee 5, un ingeniero informático inglés que se encontraba trabajando en el CERN en la década de los 80. Al inicio de dicha década, inició  un proyecto personal para manejar la información. El software resultante se denominó ENQUIRE, nombrado así como un manual victoriano de vida doméstica titulado Enquire Within Upon Everything ( Preguntar dentro de todo ).

Hacia finales de los 80, Tim Berners-Lee estaba preparado para hacer frente al espinoso problema de gestionar información a gran escala. Con el fin de obtener ( buy-in ) 6 en el CERN, escribió un documento anónimo de título Information Management: A Proposal (Gestión de la información: una propuesta). Afortunadamente su supervisor, Mike Sendall, reconoció el potencial de la idea y dió el visto bueno escribiendo las palabras “vagas pero emocionantes” en la parte superior del papel. Aquella propuesta acabó siendo la World Wide Web 7.

Valor neto

Hoy consideramos la World Wide Web como una de las grandes invenciones en la historia de la comunicación, pero para los científicos del CERN es simplemente un subproducto. Cuando estás tratando con escalas de tiempo cosmológico e investigando los mismos bloques de construcción de la realidad misma, la línea de tiempo de las relaciones de la humanidad con la tecnología es poco más que un error de redondeo.

Cuando Tim Berners-Lee decidió enfrentarse al problema de la gestión de la información en el CERN, internet ya estaba allí establecido como parte de la infraestructura. Esta red de redes se creó en la década de los 60 y los primeros que la adoptaron fueron universidades e instituciones científicas.

Estos nodos estaban físicamente conectados vía cable telefónico. Antes de construir una red completamente nueva desde cero, tenía sentido reutilizar lo que ya había. Otra vez, una nueva tecnología sólo era posible por la existencia de una anterior. En el siglo XIX el mundo fué transformado por el telégrafo. A través de asombrosas hazañas de la ingeniería, nuestro planeta estaba cableado con cables submarinos. Estos cables fueron después reutilizados para llevar señales telefónicas. Otra vez después, llevarían los unos y ceros digitales de internet. Hoy aquellas señales se transmiten a través de pulsos de luz viajando a través de cables de fibra óptica. Esos cables de fibra óptica siguen las mísmas rutas a través del suelo de los océanos que sus antecesores telegráficos.

Internet no tiene centro. Esta decisión arquitectónica le da a la red su robustez. Puedes haber escuchado que internet se diseñó para resistir un ataque nuclear. Esto no es totalmente correcto. Sí es cierto que el proyecto comenzó con consideraciones militares. Las investigaciones iniciales fueron de DARPA 8, the Defense Advanced Research Projects Agency ( Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa ). Pero los ingenieros que trabajaban en el proyecto no eran personal militar. Sus ideales tenían más en común con la libertad de expresión que con el complejo militar-industrial. Diseñaron la red para reparar daños, pero dichos daños se referían a la censura, no a ataques nucleares.

La arquitectura abierta de internet reflejaba la visión liberal de sus creadores. Así como su descentralización, internet fué diseñada expresamente para se una red muda. Esta es su salsa secreta. Los protocolos subyacentes de transmisión de datos en internet – TCP/IP 9 – describen cómo los paquetes de datos se deben mover, pero dichos protocolos no vigilan el contenido de dichos paquetes. Esto permite a internet ser un mecanismo de transporte para todos los tipos de aplicaciones: email, Telnet, FTP, y eventualmente la World Wide Web.

 

Hiperespacio

La web utiliza HTTP 10, el HyperText Transfer Protocol ( Protocolo de Transferencia de HiperTexto ), para enviar y recibir datos. Estos datos únicamente se identifican con una URL 11. Algunas de estas URLs identifican páginas construidas con HTML, el HyperText Markup Language ( Lenguaje de Marcación de HiperTexto ). La característica final de la web reside aquí en el humilde elemento A de HTML. A significa Anclaje ( Anchor ). Su atributo HREF te permite mover de una URL a otra URL, creando un enlace que te permite mover de una página a otra. Estos enlaces convierten a la web de ser un sistema sencillo de almacenamiento y recuperación, a un sistema de hipertexto.

Tim Berners-Lee no inventó el hipertexto. Este término fué acuñado por Ted Nelson 12, un informático visionario que estaba trabajando en su propio sistema de hipertexto llamado Xanadu. Ambos Ted Nelson y Tim Berners-Lee fueron influenciados por las ideas expuestas por Vannevar Bush 13 en su ensayo seminal de 1945, As We May Think ( Como Podríamos Pensar ). Bush, sin duda,  fue a su vez influenciado por las ideas del belga Paul Otlet 14. Cada uno de esos gigantes de la historia del hipertexto se alzaba en los hombros de los gigantes que habían venido antes que ellos.

Comparada con las grandes visiones anteriores del hipertexto, los enlaces eran casi risíblemente simplistas. No existe un enlace de dos vías. Si tú enlazas a otra URL, pero la página de dicha URL ha sido movida o eliminada, no tienes manera de saberlo.

Pero la simplicidad de la web acabó siendo el secreto de su éxito.

Tim Berners-Lee asumió que muchas URLs apuntarían a recursos no HTML; documentos de proceso de textos, hojas de cálculo, y todo tipo de otros ficheros informáticos.  HTML se puede utilizar para crear simples páginas de índice que apunten a esos ficheros mediante enlaces. Como HTML no necesita hacer muchas cosas, tiene un vocabulario muy limitado. Esto lo hace relativamente fácil de aprender. Para sorpresa de Tim Berners-Lee, la gente empezó a crear documentos completamente realizados en HTML. En lugar de crear contenido en otros formatos de ficheros y utilizar HTML para enlazar a ellos, la gente empezó a escribir contenido directamente en HTML.

 

Marca conmigo, marca conmigo abajo

HTML no fué el primer lenguaje de marcado utilizado en el CERN. Los científicos habían estado compartiendo documentos escritos en SGML 15, Standard Generalized Markup Language ( Lenguaje de Marcado General Standard ). Tim Berners-Lee tomó este lenguaje SGML ya existente en el CERN y lo utilizó como punto de partida para su nuevo lenguaje de marcado. Una vez más, tenía sentido construir sobre aquello que ya era familiar para la gente, en lugar de crear algo nuevo desde cero.

La primera versión de HTML contenía un total de 21 elementos. Algunos de esos elementos están todavía hoy con nosotros – TITLE, P, UL, LI, H1, H2, etc., y por supuesto, el elemento A. Otros han caído por el camino – ISINDEX, PLAINTEXT, LISTIN, HP1, HP2, etc., así como un elemento de propiedad llamado NEXTID que sólo tiene sentido si estás utilizando un ordenador con el sistema operativo NeXTSTEP. Este era el sistema operativo que utilizaba Tim Berners-Lee cuando creó HTTP, HTML, y el primer navegador web del mundo, denominado erróneamente WorldWideWeb, que sólo funcionaba en máquinas NeXT 16.

Para demostrar el poder y la interoperabilidad de la red, se necesitaba un navegador para todas las plataformas; un navegador que cualquiera pudiera instalar y utilizar, sin importar qué sistema operativo estuviera utilizando. La tarea de crear dicho navegador recayó en una licenciada del CERN llamada Nicola Pellow 17. Ella creó el Line Mode Browser 18 ( Navegador en Modo Línea ). Era simple pero poderoso. No tenía el mismo nivel de interactividad que el navegador WorldWideWeb, pero el hecho de que pudiera correr en cualquier máquina significaba que la red ahora era accesible para todo el mundo.

Tan pronto como hubiera dos navegadores web en el mundo, la interoperabilidad y la compatibilidad hacia atrás supusieron importantes cuestiones. Por ejemplo, ¿qué haría el navegador en Modo Línea cuando encontrara un elemento HTML que no entendiera, como NEXTID?

La respuesta se puede encontrar en la escasa documentación que Tim Berners-Lee escribió para su collección inicial llamada HTML Tags ( Etiquetas HTML ). Bajo la cabecera “Next ID” escribió:

El navegador puede ignorar esta etiqueta

Esta decisión, que puede parecer inocua, tendría consecuencias de gran alcance para el futuro de la World Wide Web.

 

REFERENCIAS

Information Management: A proposal, por Tim Berners-Lee

Telecom Maps, por TeleGeography

As We May Think, por Vannevar Bush

HTML Tags

 


Notas de traducción

( 2 ) Civilización sumeria. También es gracias a ellos que tenemos un calendario de 12 meses lunares ( tiempo que transcurre entre dos estados lunares iguales ). Además, el número 12 es fácil de contar mediante las falanges de los dedos de una mano.

(3) CERN, en realidad, es la sigla provisional francesa utilizada en 1952: Conseil Européen pour la Recherche Nucléaire.

(4) Gran Colisionador de Hadrones, GCH ( LHC ).

(5) Sir Tim Berners-Lee, científico de la computación, conocido como el padre de la World Wide Web ( 23 de agosto de 1991 ).

(6) buy-in. Lo siento, pero no he sabido traducirlo.

(7) World Wide Web.

(8) DARPA. Agencia del Departamento de Defensa de Estados Unidos, responsable del desarrollo de nuevas tecnologías para uso militar, de la que surgieron los fundamentos de ARPANET, red que dio origen a Internet.

(9) TCP/IP. Protocolo de Control de Transmisión / Protocolo de Internet. Protocolo que controla todas las reglas de comunicación para internet. Se compone de capas.

(10) HTTP.  Protocolo de transferencia de hipertexto. Creado por  el W3C en 1991, actualmente se encuentra en la versión HTTP/2. Es un protocolo orientado a transacciones y sigue el esquema petición-respuesta entre un cliente y un servidor.

(11) URL. Uniform Resource Locator – Identificador de Recursos Uniforme. Es una cadena de caracteres con la cual se asigna una dirección única a cada uno de los recursos de información disponibles en Internet.

(12) Ted Nelson. Filósofo, sociólogo y pionero de la tecnología de la información estadounidense. Es conocido por acuñar los términos hipertexto e hipermedia, y por ser el fundador del proyecto Xanadú.

(13) Vannevar Bush. Ingeniero y científico estadounidense, destaca por su idea Memex, sistema en el que poder almacenar toda la información disponible, y su posibilidad de recuperación. Esta idea fue reflejada en ‘Como Podríamos Pensar’.

(14) Paul Marie Ghislain Otlet. Fundador de la ciencia de la bibliografía y documentación. Creó la Clasificación Decimal Universal.

(15) SGML, Standard Generalized Markup Language. Definido por la norma ISO 8879 en 1986, es un lenguaje para marcar y describir documentos. Ha dado origen a otros lenguajes tan conocidos como HTML, XML, XHTML o MathML.

(16) NeXT. Empresa estadounidense de informática fundada por Steve Jobs después de su renuncia forzada de Apple. Destacó por su innovador sistema operativo, NeXTSTEP, orientado a objetos.

(17) Nicola Pellow. Se le encomendó la tarea de crear un navegador. Escribió el navegador Line Mode, que corría en sistemas ‘no NeXT’.

(18) Line Mode Browser. Segundo navegador jamás creado. Se operaba mediante simples comandos en la línea de comandos.


Derechos

Este libro ( Resilient Web Design ) ha sido escrito y producido por Jeremy Keith. Bajo licencia Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International License. Yo me he limitado a traducirlo, y, en todo caso, añadirle unas notas de traducción para enriquecerlo ( aunque no fuera necesario enriquecerlo ). Esta traducción, a su vez, también está bajo la licencia Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International License.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *