Estadios de Hurley y ciclo de los abscesos

En esta tercera entrega, vamos a ver la hidrosadenitis supurativa según su evolución. La documentación académica nos clasifica la enfermedad según los estadios de afectación de Hurley. Pero también veremos las diferentes partes del ciclo de los abscesos, para la que he querido emplear la notación rítmica de la música clásica.

ESTADIOS DE HURLEY

Existe una clasificación de los diferentes estadios de la hidrosadenitis supurativa. Esta clasificación la propuso Hurley, en función de la presencia de la enfermedad y la extensión de cicatrices y tractos fistulosos.

Estadio I

Presencia de uno o más abscesos. No existen tractos fistulosos ni cicatrices defectuosas.

Estadio II

Abscesos recurrentes separados. Escasos tractos fistulosos y cicatrices distróficas.

Estadio III

Múltiples abscesos y múltiples tractos fistulosos y cicatrices distróficas.

 

DEFINICIONES

  • Absceso: Un absceso es una cavidad donde se acumula pus. Se puede tener abscesos en casi cualquier parte del cuerpo. Cuando un área se infecta, el sistema inmunitario intenta combatir la infección. Los glóbulos blancos se dirigen hacia el área infectada, se acumulan dentro del tejido lesionado y causan inflamación. Durante este proceso se forma el pus. El pus es una mezcla de células sanguíneas blancas, gérmenes y tejido muerto. Los abscesos en la piel son fáciles de detectar porque son zonas enrojecidas, hinchadas y dolorosas. Los tratamientos incluyen drenarlos y tomar antibióticos. (MedlinePlus)
  • Fístula: Una fístula es una conexión anormal entre dos partes internas del cuerpo. (MedlinePlus)
  • Distrofia: Trastorno o estado patológico que se debe a una alteración en la nutrición y que se caracteriza por una pérdida de volumen o de las capacidades funcionales de un órgano o de un tejido. Por tanto, una cicatriz distrófica es, para entendernos, una cicatriz defectuosa.

 

CICLO DE LOS ABSCESOS EN LA HIDROSADENITIS (CADENCIA)

Por la experiencia propia, me atrevo a descomponer el ciclo de los abscesos en 4 partes, a las que he denominado según las cadencias de la música clásica (pequeña licencia de buen humor):

Adagio (fase 1). Te empiezas a notar un nuevo ‘alien’, un nuevo bulto, o bien alguno anterior que estaba dormido. En un principio no duele, quizá algún leve pinchazo, picor o molestia.

Allegro (fase 2). El ‘bicho’ aumenta de tamaño. Las molestias van in crescendo y determinados movimientos o ropajes empiezan a ser dificultosos.

Presto (fase 3). Tamaño máximo del absceso. Todo son dolores, cualquier movimiento, cualquier roce. Es el equivalente a que te estuvieran clavando clavos en esa zona. En este momento, sólo deseas que reviente o que te lo revienten, no hay más solución.

Ritardando (fase 4). Una vez ha reventado, por fin llega la calma. El dolor remite, más cuanto más se vacía. Ahora, el problema es el olor que produce el líquido purulento, además de la suciedad que provoca en la ropa.

Las duraciones e intensidades de cada una de las fases del ciclo de los abscesos es indeterminada. En mi caso, he tenido ciclos completos de sólo 3 días y otras veces la 3ª fase ha terminado en un quirófano después de 24 horas de estar tumbado en el sofá sin poder moverme.

alien

2 opiniones en “Estadios de Hurley y ciclo de los abscesos”

  1. Ufff, ojalá la fase 3 sólo fuesen 24 horas….
    Yo he llegado a estar semanas si poder moverme rabiando de dolor y si que me lo quieran abrir porque “aun no está maduro” y volve a la fase 2 y retomar la 3……..
    Muy interesantes tus artículos

  2. Buenos días, Pilar.
    Ante todo, gracias por tu comentario. Efectivamente, cada uno cuenta según le va. Yo lo he querido hacer desde la experiencia que mejor conozco, la propia, sin exageraciones ni declaraciones amargas, sino tal y como yo vivo esta enfermedad. Y reconozco que yo no estoy en el peor de los casos (y así lo expreso).
    Sé que hay mucha gente en una situación mucho peor, incapacitada por el dolor durante mucho tiempo, sin poder trabajar, sin poder cuidar a los suyos, sin poder hacer tareas tan básicas como las de la propia higiene. En definitiva, sin poder vivir.
    Porque esta es una enfermedad que no te mata, pero que no te deja vivir.
    Por eso mi esfuerzo con estos artículos. Para difundir la enfermedad, que cada vez la conozca más gente, lo que permita un diagnóstico más veloz y unas mejoras en la calidad de vida de quienes la padecemos.
    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *